Miedo, aislamiento y depresión: consecuencias a la salud mental por pandemia mundial

توسط کریستین وستال

WASHINGTON — En Provident Behavioral Health en St. Louis, las personas que llamaron a la línea de ayuda al principio de la pandemia estabanosas, incluso entraron en pánico.

“Casi todo el mundo expresó temor. Miedo de contraer el virus, miedo del futuro, miedo de lo desconocido y miedo de no saber cómo lidiar con sus sentimientos”, comentó Jessica Vance, quien maneja la Línea de Ayuda para Desastres en Provident.

Ahora las llamadas y los mensajes de texto de la gente, que se han nivelado en las últimas dos semanas, girán más en torno a su aislamiento y depresión.

En todo el país, los centros de llamadas y mensajes de texto de salud mental, las primeras líneas de defensa para muchas personas que se sienten nerviosas durante una crisis, ofrecen una imagen temprana de cómo los estadounidenses están enfrentando la pandemia del coronavirus.

Muchos centros de crisis reportan un aumento del 30 al 40 por ciento en el número de personas que buscan ayuda. La línea de ayuda en Provident está experimentando un aumento de diez veces en comparación con esta época del año pasado, cuando no había ningún desastre nacional. Hasta ahora, la línea de ayuda más usada de la nación, la Línea Nacional de Prevención del Suicidio, no ha visto un aumento en el volumen de llamadas.

Pero los expertos en salud mental predicen una avalancha de necesidades de salud mental a medida que la pandemia progrese.

En última instancia, el impacto psicológico de la pandemia dañará a muchas más personas que el propio virus. Y el trauma emocional generalizado que está evocando será duradero, indican expertos. Ya más de cuatro de cada 10 estadounidenses afirman que el estrés relacionado con la pandemia ha tenido un impacto negativo en su salud mental, según una encuesta realizada en abril por la Kaiser Family Foundation.

“No hay duda de que la pandemia del coronavirus será el desastre más tóxico psicológicamente en la vida de cualquier persona”, subrayó George Everly, quien enseña salud mental en situaciones de desastre y resiliencia humana en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins.

“Esta pandemia es un desastre de incertidumbre”, explicó, “y cuanto mayor sea la incertidumbre que rodea a un desastre, mayores serán las víctimas psicológicas”.

Basándose en las reacciones de los estadounidenses a desastres anteriores, las fases emocionales por las que puede esperarse que pase la gente son predecibles, destacó Everly. “Pero cuántas semanas o meses durarán esas fases, no puedo decírselo”.

Por ahora, a partir del tercer mes de la crisis, una sensación de experiencia compartida y de la necesidad de mantenerse fuerte y luchar contra un enemigo común puede estar evitando que muchas personas sufran un colapso emocional y se suiciden.

Pero a medida que pasa el tiempo, se puede esperar que aparezcan efectos psicológicos más extremos debido al trauma generalizado de la pandemia, señaló Jerry Reed, vicepresidente principal del Centro de Desarrollo Educativo y miembro de la Alianza de Acción Nacional para la Prevención del Suicidio.

“Cuando la pandemia disminuya y la mayoría de los estadounidenses regresen al trabajo y a la escuela, es probable que surja la desilusión, la depresión y la desesperación para algunas personas”, dijo Reed. “Es entonces cuando podríamos ver un aumento en los suicidios”.

“Pero eso es solo si nos preparamos. Ya sabemos que el suicidio se puede prevenir”, añadió. Aprovechemos el tiempo que tenemos ahora e intentemos adelantarnos a la curva en lugar de esperar”.

Más de 47 mil personas en Estados Unidos se suicidaron en 2017, convirtiéndose en la décima causa de muerte, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés). Ese mismo año, 1.4 millones de adultos intentaron suicidarse y 10.6 millones informaron que estaban considerándolo, según la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias.

La tasa de suicidios en Estados Unidos ha aumentado un 30 por ciento desde el año 2000, con la mayor prevalencia entre los hombres blancos de mediana edad. Al mismo tiempo, las muertes por sobredosis de drogas y el abuso de alcohol han aumentado considerablemente, lo que ha dado lugar a una disminución de la esperanza de vida en Estados Unidos durante tres años consecutivos.

tinyurlis.gdu.nuclck.ruulvis.netshrtco.de

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>